Viaje a Bulgaria (3º parte)

Días 7,8 y 9 (el sur de Bulgaria).


En esta última parte de nuestra aventura, decidimos alejarnos de la costa visitando la zona sur del país, manteniéndonos cerca de la frontera con Grecia.

Las lluvias nos dieron un respiro, dando paso al sol y a temperaturas que llegaron a los 22º o 23º de máxima, condiciones que ya nos hacían soñar con víboras a cada paso.

Durante día y medio seguimos el cauce de uno de los ríos más importantes de Bulgaria, el Arda, de aguas rápidas y gran caudal, que esculpía el terreno a su paso, con meandros, grandes acantilados, llanuras y bosques de ribera.

Río Arda en una zona montañosa del sur de Bulgaria

Fue en estos últimos días donde descubrimos la belleza y la hospitalidad de un país virgen, con enormes montañas, robledales, lagunas, lagos, humedales... En el que además de hérpetos pudimos observar una gran biodiversidad, teniendo la suerte de ver alimoches, cigüeñas negras, pelícanos, pechiazules y un largo etcétera de especies que eran nuevas para mí.

En medio de tanto bicho, también tuvimos tiempo para echar alguna que otra siesta disfrutando del sol. Fotografía de Ander Izaguirre.


Disfrutando de una de las últimas especies del viaje, la tortuga mediterránea (Testudo hemanni). Fotografía de Alberto González.

Ya en el último día de bicheo, encontramos un entorno idílico en el que un pequeño río hacía de anfitrión a la mayor concentración de especies hasta el momento, entre las que destacan el sapo de vientre amarillo (Bombina variegata), la tortuga mediterránea (Testudo hermanni) o el tritón punteado (Lissotriton vulgaris). ¡Difícil imaginarnos un lugar mejor para despedirnos de Bulgaria!

 Sapo verde (Bufotes viridis), de fondo, uno de los mejores hábitats del viaje.

Os dejo a continuación algunas fotos de las especies que fuimos encontrando durante los últimos días del viaje:

Lagarto verde oriental juvenil (Lacerta viridis).

Lagarto verde oriental adulto (Lacerta viridis).
  
Sapo de vientre amarillo (Bombina variegata).

 Culebra teselada (Natrix tessellata).

  Culebra teselada (Natrix tessellata).

 Rana verde europea (Pelophylax ridibundus).

 Macho adulto de tritón punteado (Lissotriton vulgaris).


Lagartija de los Balcanes (Podarcis tauricus).

 Lagartija de Erhard (Podarcis erhardii).
  
Tortuga mediterránea (Testudo hermanni).

Y hasta aquí una aventura difícil de olvidar, en la que recorrimos casi por completo un país lleno de contrastes con poco más que una cámara y mucha ilusión. 9 días, 5 amigos, 21 especies de hérpetos y mil aventuras, anécdotas y buenos momentos que espero pronto poder repetir.

Así se quedan nuestros guantes después de la aventura en el este de Europa.

Por último, decir que todas las fotografías que aquí aparecen son hechas por mí salvo que especifique lo contrario, con el único fin de dar a conocer la geografía, flora y fauna que nos rodea, por lo que agradecería su difusión. Si alguien está interesado en utilizar las imágenes, pido que antes se ponga en contacto conmigo a través del blog debido al tiempo y esfuerzo invertido en su realización.

¡Nos vemos en el monte!

Viaje a Bulgaria (2º parte)

Días 4, 5 y 6 (la costa del Mar Negro).


En esta segunda parte del viaje, alcanzamos la costa del país, bañado por las aguas del Mar Negro. Recorrimos esta zona durante tres días, desplazándonos desde el centro hasta prácticamente la frontera con Turquía, al Sur.

Los días seguían siendo nublados y con bastante lluvia, pero las temperaturas nos dieron un pequeño respiro, ascendiendo hasta una máxima de 15 grados, por lo que la probabilidad de encontrar hérpetos subía considerablemente.


Así de bien posaban nuestros modelos, fotografía de Alberto González.

Fueron días de mucha actividad, visitando ciudades importantes como Burgás, donde encontramos nuestros primeros ejemplares de Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus), el lagarto más grande de Europa, todo un espectáculo.

Posando con dos machos adultos de Lagarto de Cristal.

También nos alejamos de las grandes ciudades para recorrer los kilómetros y kilómetros de dunas y humedales que rodean la costa, con ecosistemas muy bien conservados, algo imposible de ver en la Península debido a la masificación de estos lugares. En estas zonas costeras pudimos encontrar prácticamente todos los anfibios posibles por área de distribución.

Grandes arenales de la zona, hábitats ideales para anfibios como el Sapo de espuelas oriental (Pelobates Syriacus).

También visitamos pequeñas poblaciones costeras que en los últimos años crecieron de manera considerable debido al turismo de playa, pero que fuera de la época de verano parecen pueblos fantasma, con la mayor parte de las urbanizaciones y hoteles vacíos.

Urbanizaciones en primera línea de playa sin inquilinos y semiabandonadas como se puede apreciar viendo el estado de la piscina.

Enormes hoteles donde pasamos una noche especialmente lluviosa y en el que éramos los únicos huéspedes.

Os dejo a continuación algunas fotos de las especies que fuimos encontrando en las zonas costeras, todo un espectáculo de formas, colores y estrategias de adaptación al medio:

 Ranita de San Antón Europea (Hyla orientalis).

Ranita de San Antón Europea (Hyla orientalis) de coloración marrón.

Juvenil de sapo de espuelas oriental (Pelobates syriacus).

 Sapo de espuelas oriental (Pelobates syriacus) semienterrado en la arena.

 Sapo de vientre de fuego (Bombina bombina).

 Macho adulto de Tritón crestado de Burech (Triturus ivanbureschi).

 Hembra en fase terrestre de Tritón crestado de Burech (Triturus ivanbureschi).

 Sapo común (Bufo bufo).

Salamandra común (Salamandra s. var. salamandra).

 Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus) en su entorno.

Detalle del Lagarto de Cristal (Pseudopus apodus).

Por último, decir que todas las fotografías que aquí aparecen son hechas por mí salvo que especifique lo contrario, con el único fin de dar a conocer la geografía, flora y fauna que nos rodea, por lo que agradecería su difusión. Si alguien está interesado en utilizar las imágenes, pido que antes se ponga en contacto conmigo a través del blog debido al tiempo y esfuerzo invertido en su realización.

En breves la 3º y última parte de nuestra aventura, ¡Las zonas montañosas del sur de Bulgaria!

Viaje a Bulgaria (1º parte)

En semana santa del año 2018 decidí emprender una aventura con un grupo de apasionados de los hérpetos con los que comparto afición. Organizamos y planificamos un viaje pensando en recorrer toda Grecia en 9 días, haciendo una ruta que visitase sus distintos ecosistemas, pensando en poder ver el mayor número de especies posibles.


El equipo completo con los acantilados del río Arda al fondo. De izquierda a derecha (Miguel, Rafa, Alberto, Ander y Javi).

Día 0

Nos juntamos en Madrid, viniendo cada uno de una parte de la península, y cogimos un avión rumbo a Sofía, capital búlgara donde nos esperaba una furgoneta que nos acompañaría durante toda la expedición por Grecia.

Nuestra primera sorpresa del viaje, y probablemente la más desagradable fue que no nos alquilaban la furgo si íbamos a Grecia, necesitábamos un papel especial que tardaba al menos 5 días en tramitarse y no podíamos permitirnos el lujo de esperar. Por momentos parecía que la aventura se acabaría antes si quiera de que empezase.

Tras varias horas de llamadas a la Península y de hablar con varias compañías de alquiler de coches, llegamos a un acuerdo con la empresa que nos tenía reservada la furgo, podíamos llevárnosla, pero sin salir de Bulgaria.

En ese momento nuestro viaje tomó una nueva perspectiva, se nos acabó la posibilidad de ir a Grecia, de temperaturas agradables y días despejados, y sobretodo de ir a uno de los mejores puntos de Europa para los hérpetos. Nuestra nueva realidad era Bulgaria, un país del que apenas sabíamos nada, en el que no teníamos ninguna ruta marcada, del que desconocíamos su cultura, idioma, dinero, etc. ¡Ahí comenzó nuestra verdadera aventura!

Con una capa de medio metro de nieve a cada lado comenzó nuestra andadura hacia el este del país (la costa del Mar Negro), mientras nos alejábamos de la fría capital lo máximo posible, para buscar un sitio tranquilo donde acampar la primera noche.


Días 1, 2 y 3 (viaje por el interior del país).

Con unas temperatura de entre 0 y 9 grados y lluvia casi constante comenzó nuestro viaje hacia la costa del Mar Negro, esperando que allí el clima fuese más suave y más propicio para bichear. Nos fuimos moviendo en la furgo durante esos días, visitando diferentes puntos del interior que encontrábamos de camino, sin detenernos demasiado ya que las condiciones no eran ni de lejos las ideales. Aún así, como buenos bichólogos, rascamos y rascamos y nuestras primeras especies del viaje empezaron a dejarse ver, os dejo a continuación algunas fotos de lo que fuimos encontrando:

Podarcis tauricus (Lagartija de los balcanes)

Bufotes viridis (Sapo verde)

Lacerta viridis (Lagarto verde oriental)

Pelophylax ridibundus (Rana verde europea)

Natrix natrix (Culebra de collar europea)

Lacerta trilineata (Lagarto de los balcanes)

Rana dalmatina (Rana ágil)

Triturus ivanbureschi (Tritón crestado de Buresch)


Por último, decir que todas las fotografías que aquí aparecen son hechas por mí salvo que se especifique lo contrario, con el único fin de dar a conocer la geografía, flora y fauna que nos rodea, por lo que agradecería su difusión, si alguien está interesado en utilizar las imágenes, pido que antes se ponga en contacto conmigo a través del blog debido al tiempo y esfuerzo invertido en su realización.

En breves, la 2º parte de nuestra aventura, ¡La costa del Mar Negro!


¡Bienvenidos!

En este blog trataremos de acercarnos a algunos de los rincones más bellos de la geografía gallega a través de la fotografía y breves descripciones de cada lugar.

Así mismo, también descubriremos la flora y fauna que se esconde en cada rincón de esos paisajes, centrándonos especialmente en la herpetofauna (anfibios y reptiles).

Los contenidos girarán entorno a fotografías de calidad que nos ayudarán a conocer, valorar y respetar el gran patrimonio natural que posee Galicia.

Fotografía tomada en A Peneda Gêres-Xurés con los primeros rayos de sol.

Por último decir que todas las fotografías que aquí aparecen son hechas por mí, con el único fin de dar a conocer nuestra geografía, flora y fauna, por lo que agradecería su difusión, si alguien está interesado en utilizar las imágenes, pido que antes se ponga en contacto conmigo debido al tiempo y esfuerzo invertido en su realización.

¡Nos vemos en el monte!

Nuestros anfibios cara a cara: los tritones

En nuestros anfibios cara a cara nos acercaremos al mundo de estos pequeños animales, para conocerlos, diferenciarlos y sobretodo para darles el valor y respeto que se merecen, ya que muchas veces a base de supersticiones y creencias populares nos generamos una idea equivocada de ellos (mala suerte, venenosos, peligrosos, agresivos...). Son animales completamente inofensivos y sólo podrían causar una hipotética toxicidad si después de haber manipulado un anfibio nos tocamos zonas sensibles como los ojos o la boca, ya que se podría sufrir una pequeña irritación.

Me gustaría añadir también, que no sólo resultan inofensivos para el ser humano, sino que además resultan beneficiosos, ya que son notables depredadores, fundamentalmente de insectos e invertebrados, ocupando un importante papel dentro del equilibrio de los ecosistemas.

En esta sección del blog me gustaría que conociésemos todos los anfibios presentes en la geografía gallega, pero desde un enfoque diferente, los conoceremos de cerca, a través de la macrofotografía de sus rostros. Así veremos y aprenderemos a diferenciar cada uno de ellos gracias a detalles como la piel, la forma y color de los ojos, el aspecto de la cabeza, etc.

Anteriormente ya hablamos de los sapos, las ranas, y las salamandras por lo que esta vez será el turno de los tritones, tal vez el grupo de anfibios menos conocido debido a que pasan gran parte de su vida en el agua. En Galicia contamos con 3 especies diferentes de tritones, que tal y como muestro a continuación son:

Triturus marmoratus (tritón jaspeado/pintafontes verde)
Especie común, ampliamente distribuida en Galicia, piel granulada con coloración dorsal verde y manchas negras. Tamaño mediano o grande (hasta 14 cm). Patrón muy variable en el diseño de las manchas.

 Hembra fotografiada dentro del agua en Gándaras de Budiño (Pontevedra) en febrero del 2018.

Detalle de un macho fotografiado en A Cañiza (Pontevedra) a finales de 2017.

Lissotriton boscai (tritón ibérico/ pintafontes común)
La especie más común, presente en todo el territorio, piel granulosa en fase terrestre y lisa en fase acuática. Coloración dorsal gris, parte inferior naranja con motas negras. Pequeño tamaño (hasta 8 cm).

Macho en fase terrestre encontrado en Ponteareas (Pontevedra).

Ejemplar adulta en fase acuática en Vigo (Pontevedra).

Lissotriton helveticus (tritón palmeado/ pintafontes palmado)
Especie menos frecuente y en retroceso, con la piel aterciopelada en fase terrestre y lisa en fase acuática. Banda oscura característica que atraviesa el ojo, vientre amarillo o anaranjado con pocas o ninguna mancha oscura. Pequeño tamaño (hasta 7 cm).

Detalle de un macho en el que se puede apreciar la banda oscura que atraviesa el ojo, fotografiado en Vigo (Pontevedra).

 En esta fotografía se pueden apreciar las palmeaduras en las patas anteriores.

Por último decir que todas las fotos que aquí aparecen son hechas por mí, con el único fin de dar a conocer nuestra flora y fauna, por lo que agradecería su difusión, si alguien está interesado en utilizar las imágenes, pido que antes se ponga en contacto conmigo debido al tiempo y esfuerzo invertido en su realización.

Espero que después de este pequeño resumen conozcamos un poco mejor estos animales y que entre todos ayudemos a su conservación, ¡nos vemos en la siguiente entrada!

Bibliografía:
Speybroeck, J., Beukema, W. y Bok, B., (2017), Anfibios y reptiles de España y de Europa. Barcelona, España, Ediciones Omega.
Masó, A. y Pijoan, M., (2011), Anfibios y reptiles de la península ibérica, baleares y canarias. Barcelona, España, Ediciones Omega.

Webgrafía:

www.vertebradosibericos.org
www.sghn.org

Rescatando anfibios

Es bien sabido que los anfibios necesitan el agua para reproducirse y en ocasiones esa dependencia les obliga a aventurarse a cruzar carreteras, caminos y pistas, poniendo en riesgo su vida cada vez que pisan el asfalto. En las noches húmedas y con lluvia de invierno y primavera son especialmente vulnerables, ya que se activan buscando masas de agua donde poder reproducirse. Si damos con la noche adecuada (condiciones de temperatura, humedad y lugar propicio), podemos contarlos por docenas e incluso por cientos sin salir de la carretera.

B. spinosus momentos antes de ser apartado de la carretera.

Las carreteras, además, no sólo propician los atropellos, sino que destruyen o fragmentan los hábitats, favoreciendo el declive de especies como el Bufo spinosus o la Salamandra salamandra.


Ejemplares adultos de sapo común atropellados en carreteras secundarias.

Para ilustrar mejor este problema, os voy a contar lo que sucedió una de esas noches propicias para ver anfibios. El día 4-01-2018 realicé una salida por el sur de la provincia de Pontevedra, ya que las condiciones eran óptimas y la zona buena.

Llovía suavemente y la temperatura rondaba los 11º, el suelo húmedo y no soplaba demasiado viento. Nos movíamos en coche por carreteras secundarias con la idea de buscar charcas y regatos para hacer un muestreo de los anfibios de la zona, cuando nos encontramos con que era imposible avanzar más de cien metros sin encontrarnos con ejemplares de salamandra (Salamandra salamandra) o de sapo común (Bufo spinosus) en el camino. Al ver este panorama decidimos aportar nuestro granito de arena y alejarlos de esa trampa mortal en la que se encontraban, parando y recogiendo los ejemplares que íbamos descubriendo, para llevarlos a una zona más apartada donde pudiesen seguir con su ciclo reproductor.

Precioso ejemplar adulto de B. spinosus en una zona segura.

En un tramo de carretera (de unos 100m), directamente detuvimos el coche ante la enorme cantidad de sapos que nos encontramos, era imposible pasar por allí sin atropellar alguno, por lo que nos pusimos manos a la obra para sacarlos de allí, en total entre 120 y 150 ejemplares adultos de B. spinosus rescatados y puestos en lugar seguro.

Pequeña muestra de los ejemplares rescatados, algunos de ellos en amplexo.

Otra fotografía que muestra más ejemplares sacados de las carreteras.

Por último decir que muchos de los ejemplares rescatados se encontraban en amplexo, postura en la que el macho abraza a la hembra por detrás de sus patas anteriores mientras esperan a que las hembras pongan los cordones de huevos, para poder fecundarlos. Decir como curiosidad, que varios machos pueden agarrar a la misma hembra mientras se pelean entre ellos por mantenerse aferrados.

 Amplexo de B. spinosus rescatado de la carretera.

Amplexo de B. spinosus en el que se ven hasta 3 machos compitiendo por una misma hembra.

Todas las fotos que aquí aparecen son hechas por mí, con el único fin de dar a conocer nuestra fauna, por lo que agradecería su difusión, si alguien está interesado en utilizar las imágenes, pido que antes se ponga en contacto conmigo debido al tiempo y esfuerzo invertido en su realización.

Espero que después de esta entrada tomemos un poco más de conciencia con esta problemática y nos movamos con mayor precaución, ya que todos podemos ayudar en la conservación de nuestra fauna ¡nos vemos en la siguiente entrada!

Bibliografía:
Speybroeck, J., Beukema, W. y Bok, B., (2017), Anfibios y reptiles de España y de Europa. Barcelona, España, Ediciones Omega.
Masó, A. y Pijoan, M., (2011), Anfibios y reptiles de la península ibérica, baleares y canarias. Barcelona, España, Ediciones Omega.

Webgrafía:
www.vertebradosibericos.org
www.sghn.org

Colaboradores:
Jose Antonio Crespo
Jonatan Antúnez González